Té frío fácil cold brew

Compárteme

Cómo hacer té sin calentar agua: probablemente la forma más fácil del mundo para hacer té frío

Hoy voy a desvelarte mi receta secreta en épocas de calor intenso: un té frío rápido y sobre todo muy fácil de hacer. Cold brew quiere decir que se prepara con agua fría. Eso hace que aporte menos teína y sea menos astringente.

Como dice el título, es un té frío tan fácil de hacer, que si tuviera que valorar la dificultad del 1 al 5, diría que es un 0. Por eso no suelo contar cómo lo hago; así la gente se piensa que me he esforzado un poco más.

El sabor es suave, ligeramente amargo, pero sin pasarse, y es bastante adictivo.

Sienta bien porque...

1- Es tan fácil que no da pereza hacerlo aunque no tengas ganas de nada

2- Es una alternativa sabrosa al agua (y tampoco lleva azúcar)

3- Es casi imposible que salga mal

Cold brew y sus ventajas

Últimamente se habla bastante de cold brew. En Starbucks por ejemplo están ofreciendo “cold brew coffee”.

“Cold brew” no es otra cosa que preparar la bebida dejando en remojo en agua sin calentar. También se conoce como infusionar.

Aparte de que el té es mucho más cómodo de preparar con agua fría, se ha llegado a la conclusión de que nutricionalmente puede ofrecer ventajas sobre el preparado con agua hirviendo porque:

  • El té (tanto negro como verde) preparado con agua fría tiene más antioxidantes
  • El sabor es mucho más suave (no suele estar amargo) y con más matices que a muchos les resultan más agradable
  • Tiene menos teína
  • Es ligeramente menos astringente

Precaución: lo que sí hay que tener en cuenta es que aún así, el té preparado en frío sigue teniendo cierta cantidad de teína y es astringente. Y como en frío se suele poder tomar mucha más cantidad, hay que así que procurar no pasarse con la cantidad que bebemos.

Hacer té con agua fría

El principio es muy simple: metemos el té y agua fría (también vale con que esté a temperatura ambiente) en un recipiente, esperamos entre media hora a 8 horas y listo.

De todos modos, aunque sea tan simple, hay un par de detallitos que marcan una gran diferencia.

En seguida te cuento los trucos que he ido descubriendo tras años experimentando con la receta.

Los mejores tés para hacer té frío

El cold brew va muy bien con casi todo tipo de té e infusión: té verde, rojo, earl grey, oolong, infusión de butterfly pea, rooibos…

Eso sí, es importante que tengas precaución con las infusiones: las infusiones de hierba o fruta no han pasado los mismos procesos de valor y tostado que los tés propiamente dichos. Eso hace que muchas necesiten agua hirviendo para eliminar posibles hongos o bacterias perjudiciales. En caso de duda, si en el paquete pone que hace falta hervir el agua, no uses el método de cold brew.

Respecto a si es mejor té en bolsitas o en hojas sueltas: los expertos en té siempre recomiendan usar hojas sueltas, pero este post se llama “té para flojos” por algo; a veces el calor me da tal flojera que me simplifico la vida todo lo posible.
Por eso para hacer té frío, uso bolsitas a menudo.
Mis tés negros favoritos para hacer té frío son el earl grey descafeinado (aromatizado con bergamota) y el lady grey (con cáscara de naranja y limón). También me gusta mucho cómo queda con té verde y oolong.

Una botella infusora puede ser práctica y bonita (a mi me encantan las que tengo), pero si no se tiene, se puede dejar el té en cualquier recipiente y retirar las hojas o bolsita de té antes de servir

Cantidad de té para preparar con agua fría

Siempre he oído que cuando se prepara té en frío hay que hacerlo más concentrado que en caliente.

Mi experiencia sin embargo es distinta; a mi gusto, llega con una bolsita por cada aproximadamente 200-250ml de agua.

Claro que depende de la marca, pero en líneas generales, recomiendo usar 1 gramo de té por cada 200 ml.

Eso a grandes rasgos, y lo voy adaptando dependiendo de si es una marca tirando a fuerte o suave.

Por ejemplo, cuando las bolsitas de la marca DM (una cadena de droguería alemana) que contienen 1,5 gramos, necesito 2 bolsitas para esta botella de 400 ml. Sin embargo, usando la misma botella con bolsitas de la marca Twinings (algunas contienen 2 gramos; otras, un poquito más) me llega con una.

Otra norma general es que cuanto mayor es el tamaño de la hoja, más tiempo necesita. Por eso, si lo haces con té suelto (del que NO viene en bolsitas), necesitarás más tiempo que con bolsitas de té (que suelen usar partes de menor calidad: trozos mucho más pequeños y polvo).

Cuánto tiempo dejar el té en agua fría

Cuando se prepara en agua fría no hay que preocuparse mucho porque es difícil que se ponga amargo (cosa que sí puede pasar cuando se prepara en caliente).

De todos modos, suele decirse que hay que esperar de 2 horas a una noche entera.

He probado distintas opciones: con media hora, una hora, dos horas, cuatro horas, una noche… Y mis favoritas son en orden:

  1. Dejando el té en agua entre media hora a una hora fuera del frigorífico (es la que mejor me sabe y la más rápida/cómoda)
  2. Dejándolo una noche entera dentro del frigorífico

Realmente ambas opciones saben muy parecido, así que la elección recae más bien en si lo prefieres frío o cuánto tiempo tienes.

Cuánto más fría el agua, más tiempo tienes que dejar el té.

Lo que no me gusta mucho es dejarlo en agua a temperatura ambiente durante más de dos horas porque para mi gusto, se nota algo amargo.

A tener en cuenta si se hace con hojas sueltas en vez de bolsitas de té

Como norma general, cuanto más pequeñas sean las partículas del té, menos tiempo tarda.

Eso en la práctica quiere decir que si las hojas son grandes hace falta más tiempo; y si usamos bolsitas de té, que tienen mucho polvo de té (que en realidad significa que es más bien baratillo), se hace más rápido.

Así que necesitarás más tiempo cuando lo hagas con hojas de té.

Resumiendo

  • Cuanto más fría el agua, más tiempo debe estar el té en remojo = con agua del grifo, llegan 30 minutos; con agua fría se necesitan unas dos horas (preparación con té en bolsitas)
  • Cuanto más grande la hoja, más tiempo se necesita = en bolsitas tarda menos; con hojas sueltas se necesita más tiempo
  • Cantidad: aproximadamente 1 gramo de té por 200 ml (aunque es muy variable dependiendo de la marca y el gusto personal)
Té frío con agua fría

Té preparado con agua fría

La forma más fácil y cómoda de preparar té frío. Además, con más antioxidantes y menos cafeína.
5 from 1 vote
Tiempo de preparación 30 min
Plato Bebidas, merienda
Cocina Tetería
Raciones 1 Persona

Ingredientes
 

  • 1 bolsita
  • 200-250 ml agua natural

Elaboración paso a paso
 

  • Meter la bolsita de té y el agua en una botella
  • Dejar reposar (infusionar) el té entre 30 minutos a 1 hora a temperatura ambiente.
  • Retirar el té y servir.
  • Alternativa: meter la botella en el frigorífico y deja reposar el té entre 2 horas a una noche entera.

Notas

En casa no nos ha dura tanto tiempo, pero en el frigorífico se conserva sin problemas más de una semana.
Keyword té frío, té negro
¿Te ha gustado?Cuéntame qué te ha parecido
¿Te ha resultado nueva esta forma de preparar el té?

Más recetas de té frío:

.

Compárteme

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Calificación de receta