Beneficios de ver películas

Compárteme

Cómo te puede ayudar el cine (también en casa) a sentirte mejor

Palomitas de maíz sobre fondo rosa

¿Te entran remordimientos por sentarte a ver una película cuando tienes estrés?
Entonces, este artículo es la excusa que necesitas: lee qué dicen los expertos sobre los beneficios que nos aporta ver películas y descubre trucos para aprovechar los efectos de la cineterapia.

Beneficios de ver películas

Sinceramente, no se necesitan muchas razones para ver películas: es entretenido, hay tantas que siempre hay alguna de nuestro gusto… y a ver una no requiere mucho esfuerzo.

Pero a mí por ejemplo, si pienso la de cosas que tengo pendientes, al final se me quitan hasta las ganas de ponerme a ver una.

Sin embargo, según algunos expertos, no deberíamos negarnos este placer, porque ver películas podría ofrecernos beneficios para nuestro bienestar mental y emocional:

1. Enriquece nuestra forma de pensar

A los humanos nos encantan las historias: la prueba es que desde siempre hemos aprendido a través de cuentos y fábulas.

Una buena historia nos impacta porque estimula nuestra curiosidad, imaginación y emociones.

Y las películas son un soporte estupendo para contar historias porque por su formato audiovisual, a muchos les puede resultarle más atractivo que otras formas de comunicación.

2. Nos ayudan a ver el mundo desde otra perspectiva

Las películas nos ayudan a ponernos en el lugar de otros que en otras circunstancias nos parecerían muy lejanos.

Esto nos ayuda a ser más compasivos y empáticos.

3. Estimulan nuestra creatividad

Los distintos elementos con los que tomamos contacto al ver una película ayudan a liberar nuestros esquemas mentales, aumentando nuestra capacidad para innovar.

4. Mejora nuestras relaciones sociales

Familia viendo una película juntos

Ver películas con amigos o familiares contribuye a una mayor complicidad y sensación de unión porque nos hace compartir emociones durante un par de horas.

Pero incluso viéndolas sin compañía nos dan tema de conversación, lo que nos da temas de conversación para otros momentos.

TE PUEDE GUSTAR: 10 películas románticas ideales para ver en familia

5. Nos ayudan a reflexionar

Las películas (bueno, dependiendo de la trama) pueden estimular nuestro pensamiento.

Las buenas historias nos presentan oportunidades para pensar sobre temas profundos o existenciales que quizá de otra manera no nos hubieran interesado.

6. Es una forma de apreciar arte

El cine no deja de ser una expresión artística.
Y a veces, es más fácil y amena de disfrutar que otras formas artísticas.

7. Inspiran

Cuando conocemos personajes con rasgos positivos y deseables, ganamos modelos de inspiración.
Esto nos ayuda a que desarrollar cualidades que nos gustan, dejándonos más claro nuestros gustos y qué queremos hacer para convertirnos en mejores personas.

8. Ayuda a superar situaciones difíciles

Ver películas cuando estamos tristes nos ayuda a desconectar y puede servir como una especia de terapia.
De hecho, ¡incluso existe un término llamado cineterapia!

Qué es la cineterapia y cómo aplicarla 

Cita sobre beneficios de cineterapia

Tal como podrás imaginarte por el nombre, la cineterapia consiste en ver películas con fines terapéuticos, y aunque suene demasiado fácil para ser verdad, hay estudios que corroboran sus efectos.

La premisa es que las películas pueden cambiar nuestra forma de sentir y pensar, lo que puede mejorar nuestra relación con el entorno.

Por qué ver películas sienta bien

Según la cineterapia, las películas pueden ayudarnos a sentir mejor porque:

Fomentan el crecImiento personal

La combinación de imagen, trama y música del cine contribuyen a que comprendamos conceptos y que sintamos una sacudida emocional que, muchas veces, nos ayuda a hacer cambios y a evolucionar. 

Liberan nuestras emociones

Las películas nos hacen reír, llorar, nos ponemos nerviosos… 
Esto es positivo, porque uno de los síntomas de la depresión es una sensación de entumecimiento de las emociones (el “no sentir nada”).

Nos dan un empujoncito para sentir

Esto sigue la misma línea de el punto anterior: hay personas que no se sienten cómodas expresando emociones y las reprimen en el día a día.
Sin embargo, con una película, a veces les cuesta menos soltarse.
Quizá esto explique por qué a algunos hombres les da menos reparo reconocer que sufren de “alergia en los ojos” en las escenas épocas de Braveheart (guiño-guiño) que en otros momentos.

Dan perspectiva

Algunas historias tristes nos ayudan a apreciar mejor lo que tenemos, lo que hace que nos sintamos más afortunados.

ayudaN a despejarnos y cambiar de aires

Las películas nos entretienen y hacen que nos concentremos en algo distinto a nuestros problemas.
Ademas, en cuestión de un par de horas consiguen transportarnos a otros mundos, de un modo similar a como lo hace la lectura.

Relajan

Incluso al ver películas que parece que nos provocan tensión por tener una trama con suspense que provoca cortisona (la “hormona del estrés”), al resolverse la trama al final provoca una gran dosis de dopamina, aliviando tensiones mentales

Pueden servirnos como parábolas

Las historias pueden hacer que nos identificarnos con personajes y que sus aventuras nos enseñen cosas sobre nuestras vidas.
Por ejemplo, según Dr. Lynch en su tesis sobre cineterapia, algunos adictos podrían relacionar la idea del anillo en «El señor de los anillos» con su adicción, y el camino, a su lucha por recuperarse.

Eso sí, aunque ver películas puede ser terapéutico para todos, es solo un complemento a la terapia tradicional y no un sustituto.
Además, no está indicado para aquellos que sufren de esquizofrenia o con un carácter altamente impactable.

Consejos para aumentar tu bienestar con películas

Mujer emocionada viendo una película

Si has leído hasta aquí, seguro que ya no hace falta convencerte de que ver películas puede sentarte bien.

Pero si quieres, aquí tienes algunas sugerencias que pueden ayudarte a disfrutar aún más de la experiencia.
Puede que muchas ya las conozcas, pero en ocasiones, ayuda hacer un pequeño repaso:

la magia está en la moderación

Una maratón de pelis puede ser divertido ocasionalmente, pero… como con todos los placeres, se disfrutan más en mesura.
¿A que se disfruta más al tomar un trocito de chocolate que tras empacharse con una tableta entera?

Elige lo que te guste

Las recomendaciones pueden hacerte conocer cosas estupendas, pero al final, tú sabes mejor que nadie qué te gusta o qué te apetece ver en este momento.
Con toda la variedad que hay para elegir, no tienes por qué quedarte con algo que te haga sentir incómoda o con lo que no te sientas identificada.

CompartE la experiencia

Está demostrado que compartir experiencias placenteras hace que las saboreemos aún mejor.
Y si ves una película a solas, después puedes recomendársela a con gustos similares.

Intenta no sacrificar horas de sueño

Personalmente, tengo que aplicarme este punto más a menudo.
Ver una película de noche es una forma de relajarse divertida (y fácil), pero siempre es importante mantener suficiente tiempo de sueño.

Evita el multitasking

Disfrutamos mucho más la experiencia cuando nos dejamos sumergir en la película.
Por ejemplo, es más difícil prestar atención a los detalles si estamos mirando una película mientras tenemos la ropa (esto también lo hago más a menudo de lo que me gustaría reconocer y suelo arrepentirme después).
También sería recomendable no tener otras pantallas de forma simultánea e incluso no comer, porque la verdad, comiendo frente al televisor no se aprecia tanto lo que comemos, mientras que nos roba concentración.

Aprovecha la sensación de gratitud

Este es un truco muy útil si pillas una película que te decepciona.
Por supuesto, lo primero que podemos pensar es «oh… dos horas de mi vida que no volverán«.
Pero a la vez, podemos reconocer que la película nos ha enseñado “algo”, aunque solo sea que nos ha aclarado más nuestros gustos.
Si al contrario la película te ha conmovido especialmente, también es bonito practicar gratitud: agradecer que las circunstancias te hayan llevado a verla te dejarán una mejor sensación aún.

Da igual que sea en el cine o en casa

Lo más importante es el contenido, así que no es tan importante dónde ves las películas: aprovecha tus circunstancias o elige lo que más te guste.

Conclusión

Posiblemente no necesitabas más razones para ver las películas que te gustan, pero como ves, hay consenso en que el cine es positivo para muchos aspectos que contribuyen al bienestar general.

Con esto espero haberte dado la excusa perfecta para dedicarte más a menudo un tiempo de cine, ya sea a solas, en compañía, en casa o en el cine (cuando se vuelva a poder ir).

Fuentes para leer más sobre el tema:

RELACIONADO:

Ilustración de Halloween con calabazas naranjas y solita de ciudad negra

Compárteme

Publicaciones Similares

3 comentarios

  1. A mi también me encantan las películas. Pero yo tampoco veo últimamente mucho, por falta de tiempo.
    Pero es verdad que cuando ve una buena película que me hace reír mucho o me hace llorar de emoción, me sienta bien.
    Me traslada a un mundo diferente y esa sensación de poder disfrutar de otra experiencia ajena como si fuera la mía, me parece estupendo.

    1. Me encanta lo que dices de “ Me traslada a un mundo diferente y esa sensación de poder disfrutar de otra experiencia ajena como si fuera la mía”. Expresas perfectamente lo mismo que siento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *