Cómo organizar con el método Konmari

Compárteme

Resumen del método Marie Kondo (y mi experiencia personal en una casa con niños pequeños)

¿Te preguntas si el método Konmari te puede funcionar?
En este post tienes un resumen detallado del método de Marie Kondo: qué lo hace especial y cómo puedes aplicarlo en tu hogar.

Doblando ropa según el método Marie Kondo

La primera vez que apliqué el método Konmari fue hace unos 7 años y me impactó tanto que dejé hecho un resumen en un cuaderno.
Desde entonces, mis circunstancias han cambiado mucho (ya no vivo sola, además ahora tengo dos niños pequeños…), pero muchos principios de Konmari siguen siendo aplicables en mi día a día.
En este post te explico de qué va para que puedas hacerte una idea de si es para ti.

Qué es el método Konmari

A no ser que estes súper desconectada del mundo, seguramente ya hayas oído hablar de Marie Kondo.

El método de Marie Kondo (también conocida como Konmari) es un proceso de organización para poner orden todo lo que tienes en tu casa y que promete:

  • transformar la vida de los que lo llevan a cabo
  • que no hay recaídas de desorden una vez que se ha organizado siguiendo el proceso

Ya en 2012, poco después de publicar su primer libro, Marie fue nombrada de las mujeres más influyentes de todo el mundo (y eso que aún tenía treinta y muy poquitos años); en 2019, la primera temporada de su serie de Netflix popularizó su método aún más.

¿A quién se le hubiera ocurrido que dedicarse a organizar podría tener tanto glamour?

Quién es Marie Kondo

En su día leí sus libros en japonés, pero desde entonces su obra ha sido publicada en más de 30 países y traducida a muchos idiomas (también español)

El nombre Konmari viene de su creadora, la japonesa Marie Kondo.
En Japón se dice primero el apellido y luego el nombre de pila: Kondo Marie.
También es costumbre abreviar palabras haciendo una selección de sílabas.
De ahí “Konmari” (KONdo MARIe).

Marie Kondo y su método han ganado tanta fama, que en inglés, el término “konmari” también se usa incluso como verbo para describir la organización siguiendo su proceso.

Según su biografía, Marie Kondo sentía gran una obsesión por el orden desde su infancia. Por eso investigando y probando cómo organizar de forma integral y duradera.

Tras graduarse de la universidad, comenzó a trabajar como coach de organización, ayudando a cientos de clientes a ordenar sus casa.
Esta experiencia le ayudó a refinar el proceso para que fuera aplicable a todo el mundo.

Por eso, el proceso de organización de Konmari tiene una estructura muy clara, fácil de explicar y de ponerla en práctica.
Hoy en día incluso ha creado un programa para formar consultoras oficiales de su método.

Marie Kondo está bastante influenciada por valores tradicionales de la cultura japonesa (incluso llegó a trabajar en un templo sintoísta en su juventud) y fascina con sus formas tranquilas, incluso espirituales, aunque a la vez, con una visión muy práctica.

Cómo organizar con el método Konmari

El resumen de la filosofía de Marie Kondo es:

agrupa todo lo que tienes en un montón, tira lo que no te produce alegría y luego dóblalo y guárdalo de modo que te sea fácil usarlo

Dicho así, tampoco suena muy espectacular y a mi incluso me da ganas de llevarle la contraria y protestar: “¿Por qué tirar? ¡Qué lástima!”.

Perola magia” de su método está en el cómo.

El método Konmari sigue esta pauta:

  1. Visualización
  2. Festival de orden
  3. Establecer un orden sostenible

1. Visualiza tu casa ideal

En el show de Netflix no hicieron tanto hincapié en este aspecto, pero según los libros, visualizar tu casa ideal antes de comenzar es la parte más importante.

En mi opinión, esta idea es una de las razones por las que tantos adoramos el método Konmari: hace que organizar no sea una tarea pesada sino que lo convierte en un EJERCICIO DE AUTODESARROLLO.

Para la visualización tienes que en imaginar con el mayor detalle posible cómo te gustaría que sea el espacio en el que vives.

Pero ese es sólo el primer paso.

Al imaginarte tu casa ideal, tienes que preguntarte por qué quieres que sea así.
¿Por qué te gustaría tener más orden en cierto lugar?, ¿cómo te gustaría que fuera el tiempo que pasas en esa habitación?, ¿qué quieres sentir cuando abras el armario?, etc.

Según Marie, después de preguntarse estas preguntas varias veces, la respuesta final es en definitiva: para vivir más feliz.

Por ejemplo, cuando quieres que las toallas estén en orden es para que te de una alegría a la vista (=más feliz); cuando deseas que en el salón no haya cosas tiradas por ahí es porque te gusta la imagen de ti y tus seres queridos pasando tiempo de calidad en un espacio agradable (=más felices), cuando quieres que los armarios de la cocina estén organizados es para no perder tiempo buscando cosas y que puedas disfrutar más el cocinar (=más feliz).
Y así con todo.

Por eso, organizar a lo Konmari ayuda a reflexionar sobre los valores que deseas en tu vida, lo que contribuye a este proceso transformador que promete.

2. Festival del orden

La parte central del método Konmari (y la más pesada) es el “festival del orden”.

Como tantas cosas en la vida, el proceso es simple, que no es lo mismo que fácil.

Consiste en:

  • Agrupar en un lugar todo lo que tienes de una categoría o su categoría (por ejemplo, toda la ropa o todos los pantalones)
  • Decidir qué quieres conservar y qué otras cosas por el contrario no te producen satisfacción
  • Despedirte con agradecimiento de lo que no te produce sentimiento de alegría
2.1. Agrupar por categorías

Según Konmari, es importante ir avanzando por categorías y subcategorías, en vez de por lugares de la casa.

Eso quiere decir que por ejemplo, cuando estamos con la ropa, tenemos que sacar cada prenda que tengamos y apilarla en un montón.

Esto hace que:

  • tomemos conciencia de la cantidad que tenemos -siempre suele ser más de lo que pensamos
  • el siguiente paso (seleccionar) sea más fácil

Konmari hace hincapié en seguir este orden, que empieza por lo más fácil, para que cuando lleguemos a las categorías más difíciles, ya hayamos desarrollado nuestra capacidad para elegir lo que conservamos y lo que dejamos ir:

  1. Ropa
  2. Libros
  3. Papeles
  4. Komono (cosas pequeñas, misceláneo)
  5. Recuerdos sentimentales
2.2. Seleccionar

En este paso aparecen unos cuantos conceptos muy “konmari”, que al principio pueden resultar algo peculiares:

  1. Tocar físicamente: Konmari dice que es imprescindible tomar cada objeto en las manos para notar si transmiten vibraciones de “gozo” o no.
  2. Quedarte solo con lo que te produce “Tokimeki”: lo que en inglés traducen como “Spark joy” y en español algo así como “producir felicidad”.
    El verbo “tokimeku” significa en japonés “irradiar brillo”, con lo que quiere decir que todo lo que conservas debería producirte ilusión (hacerte vibrar) cada vez que lo toques o lo veas.
2.3. Dejar ir

¿Y qué hacer con lo que no te produce “tokimeki”?
Marie dice que let despidas de ello, que es una forma menos dolorosa de decir que te deshagas de (probablemente) bolsas y bolsas de cosas.
Pero Marie sabe cómo hacer que uno no se sienta tan mal tirando cosas: según su teoría, lo importante es no centrarse en el hecho de “tirar” (que suele dejar un regusto negativo), sino en agradecer la función que ha tenido cada cosa en tu evolución y retirarlo de tu entorno, para hacer espacio a la vida que quieres.

Esta es probablemente la parte que más dudas y resistencia genera, y por eso, también es la que está descrita en los libros con mayor detalle.

Por ejemplo, algunos de los conceptos que explica con más profundidad son:

  • Cómo despedirnos con gratitud de las cosas de las que nos desprendemos
  • Qué hacer con cosas que no nos encanta pero que necesitamos seguir teniendo
  • Qué hacer con lo que no te vas a quedar

3. Organizar

Según el método de Marie Kondo, solo una vez que te hayas quedado con lo que te produce “tokimeki”, puedes empezar a “buscarle un hogar” a cada cosa (organizar):

  • lo más seguro es que en tu casa hayan quedado muchas menos de cosas, con lo que es natural que te haya quedado más espacio libre
  • ahora que todo lo que te queda, te encanta (o te es útil/necesario), te será fácil ordenarlo del modo que se merece: de un modo bonito y digno, que cuide las cosas y les deje reservado un espacio exclusivo.

Llevar a cabo un festival de organización a fondo es muy cansado: hay que tomar muchas decisiones y también requiere gran cantidad de energía física.
Pero una vez terminado, guardar las cosas es mucho más fácil y rápido.

Konmari es partidaria de sistemas de organización simples, por lo que no hace falta comprar mobiliario nuevo (por mucho, un par de cajas).

El único punto en que hace bastante hincapié es que para guardar la ropa, es mejor doblarla de manera que puedas ver todo lo que tienes nada más abrir los cajones.
Por eso, recomienda que siempre que se pueda, dobles las prendas de manera que queden “de pie“ (lo contrario de estar apiladas una encima de otra).

Esto también ayuda a despejar la barra de perchas del armario.

Aquí tienes un vídeo con ejemplos de cómo doblar distintos tipos de prenda seguir el método Konmari:

Preguntas sobre el método Konmari

La primera vez que comencé a leer uno de los libros de Marie Kondo, pensé que solo tomaría alguna idea pero que jamás lo aplicaría todo de una forma literal.
Sin embargo, confirme iba avanzando, me empezó a parecer que todo encajaba tanto, que al terminar el libro ya estaba deseando ponerme en acción.

Digo esto para que veas que llegué al método Konmari con una actitud algo escéptica y por eso entiendo que algunas de sus ideas pueden parecer difíciles de aceptar.
Aquí he reunido alguna de las dudas que tenía al principio y lo que opino ahora:

¿Es tan transformador como dicen?

Tanto por mi experiencia, como por lo que he visto en mi entorno, estoy de acuerdo en que organizar con el método Konmari es muy transformador.
Un cambio tan profundo en el hogar pone mucha energía en movimiento y ayuda a recapacitar.
Además, Konmari recomienda tomar cierta actitud ceremonial con los objetos y espacios.
Ya sé que esta filosofía animalista puede resultar algo peculiar fuera de Japón, pero si lo prefieres, puedes verlo como si fuera una especie de ejercicio de meditación. Y practicar mindfulness siempre deja huella.Ropa interior organizada a lo Marie Kondo

¿No es demasiado extremo?

Konmari aconseja algunas cosas que son bastante heavys: realizar todo el proceso “de golpe” (por mucho, en cuestión de meses, pero dice que lo ideal sería terminar en par de semanas o días), tocar todas las cosas antes de organizarlas… y sobre todo, ser implacable con la regla del “tokimeki” (según ella, hacer la vista gorda con un objeto, atrae desorden).
Sin embargo, deja muy claro que el concepto de “tokimeki” es totalmente personal: está permitido quedarse con lo que sea que te produzca placer, aunque sea por ejemplo una camiseta descolorida de tu época del colegio.
Lo importante es que solo conserves lo que te gusta a TI.
Y para lo demás, explica cómo deshacerse sin remordimientos de cosas que NO nos convencen.

¿No es un desperdicio deshacerse tantas cosas?

Esto puede tener una parte de razón, pero en realidad, Konmari solo hace recomendaciones.
No hay ninguna obligación de tirar algo solo porque tengas mucho de ello, mientras lo uses o te produzca el famoso “tokimeki”.
Cada cual decide qué conservar.
Yo por ejemplo siempre he tenido una especie de síndrome de Diógenes en lo relativo a las manualidades: me gusta guardar cualquier trocito de papel o tela bonito porque pienso que podré usarlo para algo.
Pero cuando konmarineé las cosas que tenía, vi que la mayor parte de este material lo tenía arrugado y ya ni me apetecía usarlo.
Además, tenía tanto que me costaba ver qué tenía, con lo que al final, nunca usaba nada de lo que tenía.
Por eso, decidí tirar lo que estaba en mal estado o lo que no me gustaba tanto.
Lo que quedó pude ordenarlo de forma que ahora me es fácil de usar.
Desde entonces, tengo menos de un tercio de lo que tenía, pero como ahora lo uso, tengo la sensación de tener más.
Eso sí, DUELE deshacerse de tantas cosas.
Da mucha lástima ver la de cosas que hemos ido acumulado y que no se usan.
Pero creo que eso es parte del proceso y es lo que hace que después de un festival del orden a lo Konmari, uno se vuelve mucho más consciente sobre lo que consume y nunca vuelve a comprar como antes.Donar al organizar

¿De verdad solo hay que hacerlo una sola vez en la vida y después el orden se mantiene?

Más o menos.
Hay varios motivos por los que es fácil mantener el orden después:
1- Un festival Konmari hecho a fondo agota tanto que después, se procura tener más cuidado que después
2- Cada cosa tiene un espacio designado, por lo que es fácil devolverlo a su lugar
3- Hace consciente del peso de lo material; por norma general, después de un festival del orden, uno se vuelve menos consumista
Sin embargo, cuando tu situación evoluciona, llega un momento en el que no está de más otro nuevo festival de organización.
Eso sí, por suerte, nunca son tan agotadores como el primero.

¿Cómo llevarlo a cabo cuando se comparte hogar con alguien?

Konmari dice que no debemos meter mano a las cosas de los demás, y tiene sentido: solo una persona sabe qué quiere mantener y qué no.
Nuestra familia puede sentirse “amenazada” si le obligamos a seguir el método de Konmari.
Por eso Marie recomienda que solo nos encarguemos de lo nuestro, lo de nuestros hijos (si son pequeños para hacerlo ellos mismos) y si somos las que más cosas hacemos en casa, de las zonas comunes (cocina, decoración general, etc).
Según su primer libro, lo mejor es que ni siquiera pidamos que los demás miembros de la familia participen, porque es más efectivo hacer nuestra parte sin más, y que eso suele terminar inspirando al resto de la familia.
Sin embargo en su show de Netflix lo suelen hacer en familia.
Por experiencia propia, diría que no conviene poner orden en lo de los demás porque cuando uno no realiza el esfuerzo, no lo valora tanto: mi marido me pidió que le organizase los calcetines un par de veces porque le gusta cómo está mi cajón, pero el orden no le dura, así que después de organizárselo unas 3 o 4 veces, decidí no volver a hacerlo.
Armario organizado

¿Sirve cuando hay niños pequeños en casa?

Konmari ganó su fama antes de tener hijo (ahora tiene 3).
En entrevistas posteriores a tener a sus hijas, ha hablado de que hay que aceptar que con niños pequeños en casa no es posible mantener todo perfecto (aunque eso no impide intentarlo lo mejor que podamos).
En casa notamos que teniendo un lugar para cada categoría, es más fácil volver a un cierto orden incluso aunque los niños tengan un día especialmente salvaje (o la familia una semana demasiado ocupada como para recoger las cosas día a día).
Por lo tanto, aunque la casa no se vea tan recogida siempre, pienso que ha merecido la pena usar el método Konmari.Cuarto de niños

Tengo miedo de tirar tantos documentos como dice Konmari, ¿no tendré problemas después?

Este es de los puntos en los que tendría precaución; es verdad que hoy en día podemos encontrar muchas cosas online (como las instrucciones de electrodomésticos), pero es sorprendente lo difícil que puede ser conseguir documentos de papeleo antiguo.
Me parece inteligente tirar lo que de verdad sobra para que lo importante este fácilmente accesible. Por ejemplo, en mi caso, tenía muchas hojas en blanco entre documentos importantes.
Pero ante la duda, creo que siempre es mejor guardar los documentos por si acaso.
En mi primer festival de organización tiré algunos documentos que luego eché de menos y encontrar una solución me trajo más de un dolor de cabeza.Documentos organizados

¿No es algo inconsecuente que después de hablar tanto de reducir cosas, ahora en la página web de Marie Kondo vendan objetos de decoración?

En mi opinión, esta crítica viene de un malentendido de su filosofía: aunque el método Konmari tenga un proceso tan estricto de “deshacerse” de cosas, no es minimalismo.
El foco no está en no tirar, sino en rodearse de cosas que producen felicidad o te acercan a tu vida ideal.
Personalmente, no compraría los productos que recomienda en su tienda, pero no porque me parezca mal sino porque no van con mi estilo.

Conclusión

El método de Marie Kondo requiere tiempo y energía y alguno de sus conceptos clave pueden resultar algo peculiares, pero aún así creo que merece la pena probarlo: aplicarlo en sí no necesita ningún gasto material y suele transformar positivamente la vida de los que lo llevan a cabo.

¿Has probado el método Konmari? ¿Qué te parece?


Compárteme

Publicaciones Similares

7 comentarios

  1. Muchísimas gracias por este resumen tan bien estructurado.
    Me gusto mucho la primera temporada de KONDO MARIE en Netflix y ahora estoy deseando de ver la segunda temporada.
    Me fascina que como dices, su método no es solo organiza la casa, sino organiza hasta la mente.

  2. Yo hice una gran limpieza con este método hace unos años y tiré muchas cosas.
    Recuerdo que a mi ex- marido no le gustaba nada lo que yo estaba haciendo por tirar tantas cosas, pero me alegro de haberlo hecho porque ahora todo tiene espacio en los cajones y está visible.
    Creo que para mi eso ha sido lo mejor.
    Aunque había y aún tengo muchísimas cosas que no he podido tirar.

    1. La verdad es que tirar cuesta y da lástima, pero mirándolo de un modo práctico, hay muchas cosas de las que es mejor deshacerse. Yo por ahora solo he tenido buenas experiencias haciéndolo a lo Konmari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.